Seguidores

miércoles, 25 de julio de 2012

DÍA DE MI LÚGUBRE JUBILACIÓN



Éste es un relato corto que me he animado a hacer y que lo proyecta José Vicente en su blog YA QUE DIGO...Por supuesto que personalmente no creo en absoluto en prescripciones de ningún tipo, religiosas o no, pero me pareció interesante las diferentes formas de ver y encajar de la gente, una cuestión tan complicada para muchos como es la muerte y que según pienso yo y muchisima gente más, es lo más seguro que tenemos.
********
Los relatos cortos que querais leer sobre la hipotética historia del final del Mundo preescrito por los Mayas, lo podreis hacer en.
Crónica de la Muerte Dulce, Relatos de los Jueves
http://turinconcreativo.blogspot.com/2012/06/jueves-relato-14122012-el-prado.html#comment-form
***********
LÚGUBRE JUBILACIÓN
**********************
Es increible como ha pasado todo, en tan poco tiempo como ha ido acelerándose la marcha de los mios, amigos y familiares...y porque yo no, me pregunto...cuando me llegará la hora del ataque a mi metabolismo.

Cuando mis hijos y nietos decidieron irse a la Ribera Maya a disfrutar de todos los encantos que alli ofrece aquella tierra, sentí como si algo por dentro se me rompiera; les pregunté el porque de esa decisión, porque tan lejos ? aqui en España habia muchismas bellas playas y montañas donde podrian disfrutar de la naturaleza viva...los niños eran muy pequeños aún y quizás no lo recordarian pasados unos años...pero se fueron, se fueron con la ilusión de vivir aventuras nuevas con la naturaleza salvaje de aquellas lejanas tierras,que aunque mancilladas por la mano del hombre, aún ofrecian algo de lo ancestrales que siempre fueron... y se bañaron entre tortugas y delfines, en aquellas playas paradisiacas mejicanas donde parece que nada puede pasar, pero si, claro que pasa,los terremotos son muy frecuentes alli, por las placas tectónicas cercanas, que hacen cambiar la fac de la tierra. Pero la maldición estaba ya echada...no con sus terremotos y volcanes, sino con ese virus letal que estaba acabando con el mundo entero... y ellos mis hijos, no lo sabian, vivian en su mundo "feliz" y se fueron en busca de más felicidad, las distracciones y las visiones de otros mundos más naturales que el que tenian aqui, trabajando desde que comienza el día, hasta que cae la tarde,recogiendo y llevando a sus hijos del colegio a las diversas actividades y vuelta a empezar, un mundo esclavizado por mantener una calidad de vida, que me pregunto si lo será, aunque ellos lo vivan felizmente.

Y lo consiguieron, si, consiguieron ver esas realidades de otros mundos diferentes, dentro del mismo mundo, porque yo pienso, que solo tenemos un mundo, no hay terceros mundos porque sean más pobres que los llamados del primer mundo... y ahi está la respuesta...todos somos del mismo mundo, pobres y ricos, sanos y enfermos, ante una amenaza mortal como la que estamos padeciendo.

Sus muertes alli, según me contaron las autoridades que quedaban vivas, fueron de las más dulces, abrazados en la playa les sorprendió la muerte, todos y cada uno de mi amada familia dejaron alli sus vidas, en aquella tierra en donde la maldición Maya se estaba resarciendo de su pronóstico necrófilo...quien pensaria que iba a sobrevenir la antigüa maldición Maya, por un virus y no por el cataclismo natural de volcanes y maremotos.

No me pesa no poder haberles visto, los recuerdo tal como eran,alegres,inocentes,con aquel toque de felicidad inconsciente de que se rodeaban. Yo cada día me debilito más, pero no sé porque no acaba ya mi naturaleza de " doblar " ante tanta destrucción; a mi perro le pasa lo que a mi, debe ser su fiel naturaleza hacia mi persona... vamos vagando languidamente por los caminos, viendo el panorama cruento del que nadie escapa; porque tengo que durar yo más que mis hijos ? y porque a mi perro no le ha pasado ya, al igual que a otros animales ?...ahggg me ahogo, no respiro ¡¡ ya llega por fin mi muerte, creo... me abrazo a mi perro que estaba mientras escribia estas letras a mis pies y noto que su cuerpo esta tan solo tibio... que alegría ya me llega el fin, y al menos me llega junto al más fiel hijo animal, que me ha concedido la naturaleza ... y

***********************

5 comentarios:

José Vte. dijo...

Alicia, estupendo relato, me encanta como está retratada esa desesperanza que trasmite el relato constantemente. Yo tampoco creo en profecías mayas y/o religiosas ni en zarandajas de ese tipo, ya lo digo en la cabecera del blog, pero como divertimento literario me parece un tema magnífico, de ahí el iniciar este proyecto.

Muchas gracias por tu colaboración, como acabo de colgar uno hoy mismo, este tuyo lo subiré para el fin de semana en las crónicas. Si no te importa respetaré el título anterior, cambiando la fecha para que se ajuste bien a la narración. Si no crees conveniente el cambio del título dímelo, en realidad no hay excesivo problema.

Muchas gracias por el enlace al blog.

Alicia, muchas gracias por tu confianza y tu colaboración.

Un abrazo fuerte

Sara O. Durán dijo...

Qué felicidad morir abrazando al perro. Así me gustaría morir, pero ellos (mi par de perros) no están de acuerdo, jejeje... Y de verdad que envueltos en la majestusa belleza de la Riviera Maya, bien podemos expresar: "Ya me puedo morir".
Besos.

mariajesusparadela dijo...

Me gusta mucho, Alicia, sobre todo lo de "hijo-animal"...

José Vte. dijo...

Creo que Lúgubre jubilación es un buen título.

Un abrazo fuerte Alicia

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Sí, y los que vamos detrás ¿tendremos? Bss