Seguidores

lunes, 12 de diciembre de 2011

LO GUARDABA EN EL BAÚL DE LOS RECUERDOS...


Señora de mi misma:

No quiero que la casa me gobierne, sí gobernar mi casa.
No quiero la eficiencia del detergente, sí burbujas y colores.
No quiero pisos brillantes, sí una piel reluciente.
No quiero porcelanas y marfiles, sí caricias suaves.
No quiero lujos orientales, sí mil y una noches.
No quiero cuadros valiosos, sí encuadres en mi alma.
No quiero un dormitorio Luis XV, sí auténtica cama de esponsales.
No quiero muebles de categoría, sí creatividad y sabiduría.
No quiero plantas artificiales, sí flores cada día.
No quiero sábanas bordadas, sí apasionadamente labradas.
No quiero chinelas al pie de mi cama, sí pies descalzos en la alborada.
No quiero batones de entrecasa, sí seguridad de desnudez.
No quiero ruleros al acostarme, sí ensortijados sueños.
No quiero cremas rejuvenecedoras, sí arrugas de emociones.
No quiero sexo por compromiso, sí sensuales motivaciones.
No quiero várices serpenteadas, sí arterias aceleradas.
No quiero fríos besos, sí labios incitantes.
No quiero alfombras espectaculares, sí escenas de ocasos.
No quiero cortinas aisladoras, sí transparencia en mis ventanas.
No quiero pájaros enjaulados, sí hijos en libertad.
No quiero joyas valiosas, sí indestructibles alianzas.
No quiero baño de visitas, sí la intimidad de un baño.
No quiero místicas religiones, sí adoraciones.
No quiero tacos altos, sí elevaciones.
No quiero máscaras en las paredes, sí mis diferentes roles.
No quiero palabras ocultantes, sí diálogos refrescantes.
"Señora de mí misma". Ser mujer.


Anónimo

1 comentario:

ana dijo...

Estaría bien todo eso, pero es muy difícil ser mujer, aún en pleno siglo nos siguen poniendo trabas, pero seguimos en la lucha.

Un abrazo