Seguidores

jueves, 14 de julio de 2011

22 AÑOS DE LUCHA SON NECESARIOS EN ESPAÑA PARA UNA CAUSA JUSTA ¡¡



Oyéndo a la madre se les deberia caer la cara de vergüenza a quienes han escapado de darle la razón con todas las letras y pidiéndoles perdón...ella dice que parece que hubiese vendido a su hijo...pero que la faltan fuerzas para seguir en la lucha... 22 años esta es otra  MADRE CORAJE.
Está visto que hay que salir a la calle y demostrar al mundo la miseria de los que se esconden tras las leyes que defienden abogados a sueldo, no por justicia.

La familia 'Meño' gana la batalla



Antonio Meño, el joven en coma desde hace 22 años por una negligencia médica recibirá 1.075.000 euros de indemnización. Es el acuerdo económico que han cerrado este jueves con las aseguradoras. Se cierra así 22 años de lucha


EP 14-07-2011






La familia de Antonio Meño, quien se quedó en coma vigil hace 22 años por una presunta negligencia médica durante una rinoplastia, y las aseguradoras de la clínica en la que se practicó la operación acudirán hoy al Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid para asistir a un nuevo un acto de conciliación con el objetivo de alcanzar un acuerdo económico.






http://www.cadenaser.com/espana/articulo/familia-meno-gana-batalla/serpro/20110714csrcsrnac_2/Tes


***************

http://www.youtube.com/watch?v=rIKuCi9tR3E

4 comentarios:

Katy dijo...

Alucinante por lo que ha pasado esta familia. Una pena, pero mira al menos los pobres han podido demostrar que su caso era injusto. En este caso más vale tarde que nunca.
Un beso y buen finde

Emilio Manuel dijo...

No conocía esta noticia final, aunque si en su origen; me alegro por la familia que, aunque no recupere a su hijo, al menos no deben de temer quién lo cuidará cuando ellos falten.

Saludos

sagitaire17 dijo...

Una vergüenza lo por que a tenido que pasar esta madre.
Un abrazo.

Carmela dijo...

Terrible.
Pero por lo menos lograron que se cumpliera la ley.
Imagino por todo el vía crucis que habrán pasado.
Es verdad:Más vale tarde que nunca.
Un abrazo.