Seguidores

miércoles, 22 de junio de 2011

NUDISMO






Para mi hacer nudismo es ser natural, no tiene que hacerse por exhibicionismo, ni tampoco tener complejo al hacerlo, por mostrar un cuerpo que con el tiempo - naturalmente - se deforma y a la vista "mal educada" sobre la naturalidad de las cosas les parece " feo" e "inadecuado"  a los "grandísimos" moralistas.
Los siglos corren de prisa, pero las mentes conservadoras en vez de avanzar,retroceden.
(He intentado poner la fotos de las playas encontradas, pero no me deja...será el copyrait o la moralidad de google).?
Tampoco una foto de las mias... esperaré a más tarde.)

 

Una de las calas tranquilas preferida por los menorquines es la de Pregonda, al norte de la isla

****
http://elviajero.elpais.com/articulo/viajero/Playas/libres/mirones/elppor/20110622elpepuvia_1/Tes








FOTOGRAFÍA - Playa de La Tejita


Playa de La Tejita


Al pie de Montaña Roja, la acogedora cala nudista en el arenal de La Tejita, Tenerife










VAMOS... A LAS ISLAS






Playas libres de mirones


Rincones nudistas para encontrar paz interior y exterior, aislándose junto al mar en los archipiélagos españoles


Por curiosidad, como terapia liberadora de tabúes, para seguidores de la filosofía naturista o simplemente por disfrutar de estar desnudo en un contexto en el que la ropa se torna innecesaria. En la búsqueda de rincones costeros que invitan a desprenderse del bañador, las islas son garantía de intimidad. Calas nudistas en Canarias y Baleares, reconocidas oficialmente o no, en las que entrar en contacto directo con la naturaleza, relajarse y olvidarse de los complejos. Desaparece además el riesgo de antiestéticas marcas blancas del bañador tras unas horas de exposición solar. El único peaje es el respeto por el otro. Los mirones no son bien recibidos.






Quien se atreve con el nudismo en Ibiza, repite. Está tan extendido que el pudor momentáneo de la primera vez desaparece en cuanto se pasa por la playa de Es Cavallet, próxima a la capital. Pero para aislarse de verdad en el paisaje costero, Punta Galera es un paraíso naturista de turismo local y nacional, a un paso de San Antonio. Un enclave particular entre un acantilado de pliegues rocosos y grandes planchas que hacen las veces de tumbona. Eso sí, gozar de la intimidad de las aguas ibicencas conlleva un paseo escarpado que obliga a estar en buena forma. El espíritu tranquilo de los nudistas se hidrata al final de la jornada con un coctel en el restaurante Sol y Sombra, con cocina abierta hasta la una de la noche. El atardecer no tiene desperdicio en su terraza calmada sin la saturación del Café del Mar. Última parada: Cumadas, local de copas al borde del mar con ambiente chill out hasta bien entrada la madrugada.






» www.conselldeivissa.es






02 Poblado naturista al desnudo


Arena rubia y una marea con fuerza cuyo rugido se repite entre acantilados. La playa de Famara, al noroeste de la isla de Lanzarote, tiene sitio para todos en sus 2.800 metros. Naturistas incluidos. Pero en una isla donde el entorno salvaje se puede admirar con buen tiempo casi todo el año, los nudistas han establecido su centro en el Charco del Palo. El desnudo no es solo para tomar el sol, sino también para pasearse por el poblado o jugar a la petanca de playa. La mayoría extranjeros, cansados de la Europa fría, se retiran entre masas volcánicas que se encuentran con el océano formando piscinas de roca. Aunque el oleaje rompe con especial fuerza, es posible acceder a aguas calmas de piscinas naturales en tres sitios protegidos, por una escalera y sin hacerse ni un rasguño en el pecho.






03 Cruce de playas en Formentera


En la pequeña de las Baleares, despistarse paseando por su costa blanca conduce casi inevitablemente hacia algún rincón nudista. Las aguas turquesas guardan silencio en Caló des Morts mientras que el paraíso de catálogo espera en Ses Illetes, a la que le cuelgan el título de mejor playa. Merece la pena pasear por su orilla alargada hasta la punta norte de Formentera y encontrarse frente a frente con el Mediterráneo. Ses Illetes a un lado; Llevant, al otro. Y con algo de ropa encima, cruzar a pie la lengua arenosa tiene como recompensa la fresca terraza del restaurante Tanga, donde una ensalada de peix sec o una paella marinera ayudan a encontrar el equilibrio de cuerpo y alma.






04 Con sabor a almogrote y papas con mojo


Aunque en la pequeña y verde isla de La Gomera no hay playas declaradas como naturistas, bañistas locales y no tanto saben que entre su arena negra balsámica muchos se quitan la ropa sin tapujos. Valle Gran Rey, al oeste, ofrece un refugio entre olas en la Playa del Inglés, que acoge a todo tipo de turistas, más o menos pudorosos. Casi toda de callao, aunque con un poco de arena, es la zona más turística, accesible en coche y con chiringuitos pesqueros a unos pasos. En el mismo municipio, imprescindible acercarse hasta el restaurante mirador César Manrique en El Palmarejo y probar el intenso almogrote gomero y las típicas papas con mojo picón.






05 Cala inhóspita entre roca rojiza


El respeto por la naturaleza y el ambiente de paz son parte fundamental del atractivo en Menorca. Y hasta la popular playa de Son Bou tiene algún tramo resguardado para exponerse desnudo al sol. También la cala de Binigaus o la salvaje y verde Trebaluguer. Pero la recomendación que no falla entre los menorquines a la hora de escoger una cala tranquila es la de Pregonda. Rocas agrestes moldeadas por el viento de tramontana, algunas de un sorprendente color rojizo que contrastan con el azul limpio del mar. Cariz inhóspito que conjuga perfectamente con el nudismo entre las playas si urbanizar de la zona norte.






06 'Nordic Mojito' en Tenerife


El espacio natural de Montaña Roja protege a la playa de La Tejita de los vientos sureños en la isla de Tenerife. Unida a la playa de El Médano, un kilómetro de arena rubia deja lugar a los perfiles más variados de bañistas. El cartel de nudista cuelga en la acogedora cala al pie del monte rojizo. Aislada dentro de la propia isla. Aunque se puede acceder por una pista de carretera, el paseo a pie desde El Médano merece la pena después de tomarse un Cosmopolitan Costello o un Nordic Mojito en la terraza con vistas al mar del Manfred's Soul Cafe.






» www.webtenerife.com






07 Dunas entre pinares


La calma se alcanza en una de las playas vírgenes del sur mallorquín, Es Trenc, sucesión de dunas entre pinares solo perturbados por el pequeño pueblo de Ses Covetes, con apenas 70 habitantes. Paisaje salvaje que embelesa, orilla con arena fina, sin demasiado oleaje y un ambiente de respeto absoluto, pues en los extremos de la playa aparecen poco a poco los bañadores. Aparcamiento fácil y chiringuitos a tiro. ¿Se puede pedir más?






08 Escondite entre el tercer y el cuarto chiringuito


La zona sur de Gran Canaria es reconocida por sus horas de sol y paseos junto a una orilla de playas que se encadenan unas con otras. En Maspalomas, su faro observa tanto a familias completas como deportistas náuticos y, por supuesto, nudistas. Como orientación, en el paseo desde el fanal hasta la Playa del Inglés, el tramo solitario entre el chiringuito tres y cuatro está reservado exclusivamente para el naturismo. A poco más de cinco kilómetros en dirección sur, la cala de Montaña Arena se hace con la popularidad grancanaria entre los nudistas. Lejos de urbanizaciones y con cierta dificultad de acceso, mantiene un encanto especial bajo el abrigo del enorme montículo que le da nombre.






» www.grancanaria.com






09 Cura solitaria para el espíritu


La Graciosa es, sin necesidad de perderse demasiado, garantía absoluta de intimidad. Con 27 kilómetros cuadrados, es la isla más grande del archipiélago Chinijo (que en Canarias quiere decir pequeño). Su ambiente solitario es idóneo para iniciar una introspección del ser. El cuerpo no tiene más opción que deshacerse de cualquier tipo de presión entre arena, rocas y playas que se suceden en continua repetición. Una travesía en barco desde Lanzarote y un largo paseo descubre la increíble Playa de las Conchas, virgen, impoluta. Ni tan siquiera un humilde chamizo a la vista. Tan solo el mar, el cielo y la isla deshabitada de Montaña Clara al fondo.






10 Destape en Las Monjas


A pesar de su casto nombre, la cala de Las Monjas es la única donde practicar nudismo en la isla canaria de La Palma de forma oficial. La intención de este decálogo era la de recomendar esta playa ubicada en el municipio de Los Llanos de Aridane, de rocas volcánicas con garra pero también finísima arena en la orilla. Al recorrer el camino entre plataneras que conduce a ella, se comprueba que de la pequeña cala solo quedan algunas rocas que un temporal hace poco más de un mes dejó a su paso por la costa. Lo que no impide recomendar, muy cerca, un chapuzón en Puerto Naos o Charco Verde, por ejemplo, aunque sean rincones con encanto en los que el bañador es un requisito.




















3 comentarios:

ana dijo...

y fíjate que nacimos desnudos. En Andalucía hay algunas playas nuditas, pero aún hoy la gente se sorprenden y mira de reojillo como si ellos no tuvieran vagina o pene.


besitos guapetona.

Jose Luis Forneo dijo...

El nudismo es todo lo contrario al exhibicionismo. Precisamente es al reves: el exhibicionista (es decir, el tipo normal) amaga, mediomuestra, sugiera, porque lo que busca es provocar la imaginacion... El nudista se desnuda con naturalidad. No tiene nada que mostrar, y mucho menos que esconder. Y ciertamente, en una playa nudista, lo de menos es la provocacion de la desnudez. Lo que hay es pura naturalidad.

Un saludo

Katy dijo...

Por mi cada cual que se bañe como le da la gana. El que quiera en pelota picada y el que quiera que lo haga en pijama. No creo que nadie vaya a las playas nudistas a mirar en pleno siglo XXI.
Tengo amigos que les encanta y van a Almería que tienen una de la mejores playas nudistas.
Total para lo que hay que ver. Además ya la gente va medio denuda en los parques de la ciudad.
Un beso